WDSK

Diseño emocionalmente duradero III: mejora de la durabilidad emocional del producto 1

En nuestras discusiones anteriores, profundizamos en el concepto de durabilidad emocional (DE). En resumen, la durabilidad del producto opera en dos niveles. El primero se refiere a la forma física o función del producto, que se puede lograr mediante una alta calidad del producto. El segundo nivel está asociado a la conexión emocional que se forma a través de recuerdos y experiencias compartidas con el producto. Si bien este nivel de durabilidad tiene un potencial de mayor duración, es más difícil de cultivar y requiere una atención meticulosa al diseño del producto.

Existe una correlación directa entre la durabilidad de un producto y el tiempo durante el cual lo conservamos. La distinción radica en la cuidadosa consideración de los aspectos físicos y emocionales. Diseñar para la durabilidad del producto (PD) es inútil si los consumidores no tienen la inclinación a conservar estos artículos. Esto subraya la importancia de considerar tanto la PD como la ED en el diseño del producto para garantizar la longevidad. Se deben desarrollar estrategias de diseño para extender la vida útil de los productos.

La longevidad es un fenómeno multifacético que abarca dimensiones técnicas, sociales y estéticas que están intrincadamente conectadas. Lograr la longevidad exige un conjunto de habilidades complejas. Antes de transformar un concepto en un producto tangible, como un servilletero o un soporte para monitor, invertimos mucho tiempo en el proceso de diseño para garantizar que cualquier producto de oficina Woodsaka se convierta en un elemento destacado en las mesas de nuestros clientes durante un período prolongado. Si bien la madera, como material, posee una durabilidad inherente, sin la incorporación del diseño ED, la robustez física por sí sola no será suficiente para conferir una vida útil prolongada a un producto, como un portalápices. En consecuencia, el diseño se convierte en uno de los aspectos de nuestro proceso de producción que consume más tiempo antes de que los suministros de oficina Woodsaka lleguen al mercado.

En nuestras discusiones anteriores, examinamos a fondo los conceptos de durabilidad emocional y diseño de DE, enfatizando su importancia en la creación de conexiones duraderas con los productos. Ahora, una vez establecida la importancia de la durabilidad emocional, es el momento de profundizar en las estrategias imprescindibles para conseguirla. Reconocemos que la elaboración de productos emocionalmente duraderos implica estrategias específicas y los investigadores las han explorado ampliamente. En las siguientes secciones, profundizaré en las estrategias clave destacadas por los investigadores en el contexto del establecimiento de la durabilidad emocional.

Unicidad de los productos: la incorporación de características distintivas en un producto atrae a las personas en su búsqueda de originalidad, permitiendo la expresión de identidad y fomentando el apego. Materiales como la madera, con sus patrones y colores únicos, contribuyen a la singularidad del producto, promoviendo así su longevidad. Pero el material en sí no es suficiente y hay otro aspecto crucial de la singularidad: el diseño. Permite a los usuarios forjar una conexión emocional con sus posesiones. Las investigaciones sobre el comportamiento del usuario indican que para que un producto se considere valioso y valga la pena conservarlo a lo largo del tiempo en un hogar, la singularidad juega un papel fundamental, ofreciendo la oportunidad de infundir cualidades personales en el espacio habitable a través de opciones de muebles y decoración del hogar.

Un producto único y exitoso se destaca entre los competidores y atrae a una base de clientes diversa. Debe diferenciarse en el mercado, brindando una experiencia distintiva a los usuarios. Además, un producto exitoso debe cumplir un propósito claro y presentar una propuesta de valor que resuene entre los clientes y aborde sus necesidades.

Definir un producto único exitoso implica considerar varios factores clave. Al principio, el producto debe estar bien diseñado y fabricado, utilizando materiales y componentes de alta calidad para garantizar durabilidad y confiabilidad durante el uso diario. Además, un producto único exitoso debe poseer un atractivo estético, presentando un diseño atractivo y atractivo que los clientes encuentren atractivo.

Luego, el producto debe tener un propósito claramente definido y proporcionar valor tangible a los usuarios, ofreciendo características y beneficios deseables para el mercado objetivo. Los clientes deben comprender fácilmente cómo el producto puede ayudarlos a lograr sus objetivos o resolver sus problemas.

Un producto único debe combinar un diseño de calidad y una propuesta de valor clara. Cuando estos factores se consideran cuidadosamente durante el desarrollo del producto, el producto será verdaderamente único, se destacará entre los competidores y ofrecerá un valor significativo a los usuarios.

Diseño atemporal: los diseñadores desempeñan un papel importante a la hora de dar forma a la forma en que los consumidores adquieren, utilizan y desechan sus productos. Al crear productos que integran un lenguaje universal y priorizar la funcionalidad y la usabilidad en el diseño, los diseñadores pueden desarrollar productos que conserven su importancia durante un período prolongado. El empleo de cualidades optimizadas tanto en función como en apariencia permite elaborar un producto de manera que mantenga su relevancia y minimice el riesgo de reemplazo prematuro. El atractivo visual es crucial para ofrecer a los usuarios un producto que siga siendo agradable durante un período prolongado. Si la calidad o el valor de un producto no se ven afectados por el inevitable paso del tiempo y el envejecimiento, esto puede contribuir a una longevidad prolongada del producto, y aquí es donde el concepto de atemporalidad se vuelve crucial.

La atemporalidad en el diseño sirve como un medio para garantizar una vida útil prolongada del producto, lo que sugiere que un diseño posee la cualidad de resistir el impacto del tiempo, las preferencias cambiantes de los consumidores y los estilos en evolución. Algunas investigaciones articulan cuatro niveles en los que se puede lograr un diseño de producto atemporal, como se describe en «Atemporalidad en el diseño de producto»:

Apariencia: Crear diseños simples y clásicos que desafían la categorización dentro de una era de diseño específica, evitando que pasen de moda.

Eficiencia del producto: Equilibrar la funcionalidad evitando características excesivas que puedan comprometer el rendimiento y la confiabilidad. Simplificar el diseño a su forma y función más básicas puede optimizar la eficiencia de los recursos, el uso de materiales y la facilidad de reparación, extendiendo así la vida útil del producto.

Selección de materiales: Considerando fabricación, peso, durabilidad, acabado, reciclabilidad y apariencia general, ya que influyen en la sostenibilidad y atemporalidad.

Experiencia de usuario: Incorporación de diseño emocional para mejorar los valores experienciales junto con la forma y la función. El diseño emocional puede conducir a un producto más atractivo, auténtico e intuitivo.

Estos cuatro niveles de diseño atemporal se conectan con teorías anteriores. La eficiencia del producto y la experiencia del usuario, por ejemplo, se relacionan con el concepto de diseño emocional, enfatizando la importancia de un producto fácil de usar y la conexión emocional duradera que los usuarios tienen con él. Reconocer el papel de la durabilidad emocional mejora nuestra comprensión del diseño de productos que no solo satisfagan necesidades funcionales sino que también fomenten vínculos emocionales duraderos. Aunque diseñar un solo producto que abarque todas estas estrategias y cualidades puede plantear desafíos, mi objetivo es experimentar con ellas e incorporarlas en diversos grados en la búsqueda de diseñar un producto para una mayor longevidad.

Al elaborar productos con un lenguaje de diseño universal, junto con un compromiso con la durabilidad y la confiabilidad, Woodsaka garantiza la fusión de forma y función, lo que da como resultado creaciones que conservan su importancia a lo largo del tiempo. Nuestros suministros de oficina, ejemplificados por artículos como el portalápices horizontal de cerezo o la caja de cables de nogal, llevan las marcas auténticas del tiempo, agregando una capa de riqueza a su entorno de oficina.

A través de su diseño único junto con materiales que envejecen con gracia, los productos Woodsaka cumplen con los criterios de artículos emocionalmente duraderos. Sin embargo, para ascender a la cima del diseño emocionalmente duradero, hay más aspectos adicionales que requieren atención. Profundicemos en estas consideraciones en nuestra próxima discusión.

Bibliography

Bhatta, S. R., Tiippana, K., Vahtikari, K., Hughes, M., & Kyttä, M. (2017). Sensory and Emotional Perception of Wooden Surfaces through Fingertip Touch. Frontiers in Psychology, 8, 367. doi: 10.3389/fpsyg.2017.00367

Burcikova, M. (2021). Mundane Durability: The Everyday Practice of Allowing Clothes to Last. In Proceedings of the 4th PLATE 2021 Virtual Conference, Limerick, Ireland, May 26-28, 2021. Retrieved from https://ualresearchonline.arts.ac.uk/id/eprint/18591/1/Burcikova_Mundane%20durability%202021.pdf

Cupchik, G. C. (1999). Emotion and industrial design: Reconciling meanings and feelings. In C. J. Overbeeke & P. Hekkert (Eds.), Proceedings of the 1st International Conference on Design and Emotion (pp. 75-82). Delft: Delft University of Technology.

Eren, G. H. (2022). Design for emotional durability: The case of household light design. Sanat&Tasarım Dergisi, 12(1), 283-296.

Fujisaki, W., Tokita, M., & Kariya, K. (2015). Perception of the material properties of wood based on vision, audition, and touch. Vision Research, 109, 185–200. doi: 10.1016/j.visres.2014.11.020

Jensen, M. B. (2021). Emotional Durability– Strategies and Future Integration – A Case Study. PhD dissertation.

Jonsson, J. (2021). Reforming Consumption Habits Through Product Design: Design for Sustainable Development through prolonging product lifetime.

Jordan, P. W. (2000). Designing pleasurable products: An introduction to the new human factors. London: Taylor & Francis.

Mugge, R. (2008). Emotional bonding with products: Investigating product attachment from a design perspective. Saarbrucken: VDM Verlag.

Norman, D. A. (2004). Emotional design: Why we love (or hate) everyday things. New York: Basic Books.

Walker, S. (1995). Sustainable by design: Explorations in theory and practice. London: Earthscan.

WRAP. (2015). Clothing durability report. Banbury: Anthesis & Waste and Resources Action Programme. Retrieved from https://wrap.org.uk/

Yazirlıoğlu, L. (2021). Sustainable design considerations for emotional durability and product longevity through product care activities by repair enthusiasts. Master’s thesis.